Ojo con los dolores de cabeza

Echando un ojo

No hay duda que cuando te toca, ni aunque te quites y a mi me ha estado lloviendo sobre mojado. Primero yo, luego mi hija y por último mi esposa hemos ido al hospital últimamente. Afortunadamente para ella, su ingreso no fue por una emergencia, sino por un ingreso bien planeado que le ayudará a dejar de tener horribles jaquecas al final del día.

Mi esposa había usado lentes desde que tenía 10 años sin ningún problema, usando religiosamente sus lentes de contacto, pero últimamente al llegar a casa me decía que le dolía la cabeza y que no quería ni abrir los ojos. Varias noches las pasó sin poder dormir debido a estos terribles dolores, así que fuimos inmediatamente al médico.

Después de un gran número de revisiones y tomografías en su cabeza, el médico decidió enviarnos con el oftalmólogo, para ver qué podía hacer él. Resulta que debido a que como había utilizado lentes de contacto durante mucho tiempo, su ojo se había deformado y necesitaba hacerse una cirugía para corregir la forma de sus ojos. Al escuchar la palabra cirugía puede observar cómo los párpados de mi mujer se contraían del miedo y sudor frío comenzaba a pasar circular por su cuello.

Deben saber que mi esposa es la mujer más miedosa cuando hay sangre, cuchillos u otros objetos punzo-cortantes de por medio, tanto así que una vez se desmayó cuando le estaban sacando sangre para una química sanguínea de rutina.

El médico le aseguró que la técnica que usaría, llamada PRK, no era necesario hacer ninguna incisión. Esto relajó un poco a mi esposa, pero el término “cirugía de ojos” no le daba nada de confianza, así que le pidió permiso al doctor de que entrara con ella (sin consultarme si quería hacerlo), él le dijo que no había problema y le aseguró que no había de qué preocuparse.

Llegamos a la clínica de sala uno, donde la atenderían, y desde que cruzamos la puerta podía sentir sus manos comenzando a sudar por los nervios.

La última vez que atravesamos una puerta de hospital juntos fue cuando iba a dar a luz a nuestra hermosa hija y en esa ocasión estaba más preocupada porque se acabara el dolor que por que le fueran a hacer una cesárea. Ella sufrió un embarazo ectópico, así que corría mucho riesgo de que su trompa de falopio se desgarrara y ocasionara un sangrado profuso que pudiera poner su vida en peligro. Creo que esta vez estaba mucho más preocupada que nunca antes.

Yo sujeté su mano mientras le hacían la cirugía, la única anestesia que le pusieron fue local, así que estuvo consciente y podía ver cómo el láser se movía por la superficie de su córnea, quemando el ojo. Fue un procedimiento muy rápido y su recuperación fue casi tan veloz.

Ahora mi mujer ya no sufre de su cabeza ni usa lentes y si me preguntas, jamás se había visto más feliz ni hermosa.

 

Cuando un ángel se enferma

Besando a un angel

Si han leído mi blog por algún tiempo deben saber que tengo una hermosa niña de 5 años que ilumina mi vida. También, si eres padre, sabrás que no hay nada más angustiante que saber que tu ángel está enfermo. No importa si es una infección en el estómago o una raspadura en las rodillas, existen ocasiones en las que no puedes dormir de la preocupación.

Justo eso me pasó este fin de semana cuando a mi niña le aparecieron unas manchas rojas que le molestaban y la hacían rascarse. Naturalmente mi primera reacción fue pensar lo peor, soy un padre que se preocupa por el bienestar de su familia, así que inmediatamente relacioné los síntomas con la varicela, así que inmediatamente la subí al coche y la llevé al primer médico que pude encontrar al utilizar Google Maps.

manejando al hospital

Después de recorrer 7 km en 10 minutos gracias a Waze y a que mi pie pesado estaba pegado al pedal, llegamos al consultorio, que nos hizo sentarnos en la sala de espera, como si no existiera ninguna urgencia. Después de la espera que pareció eterna, un doctor que más parecía momia que persona nos hizo pasar y examinó a mi niña de pies a cabeza. Su veredicto fue que estaba teniendo una reacción alérgica. ¿En qué cabeza podía caber semejante veredicto? Si yo hubiera sido el papá de un niño feo o tal vez si mi hija no tuviera un padre que no la ama, entonces hubiéramos aceptado esa respuesta. Afortunadamente no fue el caso, por lo que levanté a mi niña de la silla y la llevé al siguiente especialista que logré encontrar.

Para buscar al siguiente consultorio me aseguré que fuera un auténtico especialista, alguien que en verdad supiera de lo que hablaba. Jamás había sido atendido por un militar, pero me imaginaba que habrían muchos gritos y lagartijas involucradas. Nada de eso importó, mi niña estaba mal y necesitaba un tipo de ayuda que yo no podría darle.

Al llegar, me sorprendió la amabilidad con la que la doctora hablaba a mi niña, sabiendo que estaba sintiéndose mal. Resulta que no era sólo un médico militar, era un dermatólogo médico militar. La doctora me tranquizó bastante cuando me dijo que no era más que una reacción adversa a un nuevo detergente que estábamos utilizando para lavar la ropa. La forma en la que atendió a mi hija me hizo sentir tanta confianza que pude sino confiar en sus palabras y sentirme relajado de saber que alguien ya la estaba atendiendo.

Después de revisarla me refirió con un alergólogo para que le diera seguimiento al caso, que se encarga de reacciones antígenas del sistema inmune. Al terminar este espantoso incidente, me di cuenta de lo importante que es tener un archivo de médicos a donde correr en caso de una emergencia, que ya comencé este mismo lunes y les puedo asegurar que la tarjeta de la doctora Isela Méndez fue la primera en ser agregada.

Cuando tus padres te sabotean genéticamente

Ayer estaba viendo viejas fotografías de mi papá en el álbum familiar y me di cuenta que él y yo compartíamos más que sólo una apariencia masculina y seductora, también tenemos en común una curva de aumento de peso muy similar y marcada. Así que me surgió la duda, ¿qué es lo que nos hizo robustecer de la misma forma a edades muy similares? No puede ser solamente la edad, conozco personas que llegan a los 70 años siendo esbeltos y sin sufrir jamás de diabetes o tener que bajar de peso.

Esto hizo preguntarme ¿será que los culpable son los genes o simplemente compartimos un estilo de vida muy similar? Seguramente no es porque comemos lo mismo, cuando mi papá tenía 35 años no existía cadenas de comida rápida en cada esquina, de donde como frecuentemente. Lo que me dejó la genética como único culpable, lo que comprobé después de leer este artículo.

Así que hice una investigación sobre qué otros factores son afectados por la herencia. Te recomiendo que te prepares, pues te los voy a compartir a continuación:

1. Calvicie

Calvicie hereditaria

Uno de los más grandes miedos de los hombres es el de quedarse “sin alfombra en la sesera” como decía mi abuelo. Así que si tu papá y tu abuelo, pero especialmente tu mamá tenía un problema de calvicie dominante o recesiva, te recomiendo comenzar a ahorrar para diferentes sesiones de implante de cabello con tu médico dermatólogo, pues probablemente lo necesitarás antes de lo que pensabas.

2. Inclinación política

Hijo rebelde

Así es, ser político de izquierda o derecha son causados por los genes. Esto puede explicar por qué aún en familias donde los dos padres son amantes del capitalismo, pueden tener un hijo rebelde que ame el socialismo y que no solamente lo hace porque quiera llamar la atención de sus papás.

La diferencia radica en que las personas amantes de la derecha están hechos de fabrica para tener un mayor sentimiento de “lo correcto” y para resolver los problemas de incertidumbre. Mientras que los inclinados a la izquierda poseen una amígdala más grande para ayudarlos a responder a los retos

3. La popularidad

Chico poco popular

Un estudio de la Universidad Estatal de Michigan encontró que aquellas personas que disfrutan correr riesgos, romper reglas y llamar la atención de las personas están ligadas a un gen que heredan de sus padres.

Así que la próxima vez que tengas seas cacheteado por una mujer por ser un aventado, ir en contra de las creencias políticas aceptadas, hagas tu cita en FueraCalvicie.mx o con el nutriólogo, agradece a tus padres y abuelos por sus valiosas aportaciones a tu acervo genético.

Consejos para ser feliz y seguir avanzando

cómo seguir adelante

Quiero confesarles una cosa, siempre me ha gustado mostrarme positivo y alegre frente a todas las personas, ocultando mi tristeza y estrés, pero existen ocasiones en las que me falta la energía y me siento incapaz de intentar cosas nuevas, mejorar mi condición actual y prácticamente ser feliz.

Mi psicólogo dice que la felicidad debe venir de dentro, así como la motivación, por lo que nadie puede hacerlo por ti. Así que, la pregunta natural que viene a mi mente es ¿cómo lograr mantenerme motivado y feliz?

Después de varios intentos, práctica y prueba y error, he encontrado algunas cosas que me mantienen animado y con energía para seguir y me han ayudado, por lo que hoy quiero compartirlos contigo:

1. Aléjate de la gente negativa

Todos conocemos personas que sentimos nos drenan de energía después de interactuar con ellos, sintiéndonos cansados y estresados. Estas personas pueden ser tus vecinos, tus papás o tu jefe. Lo mejor que puedes hacer es mantenerte tan alejado de ellos como sea posible.

Existen personas como tus papás, que es imposible no volver a ver en tu vida; pero sí existen formas para evadirlos, así que sólo tienes que tener paciencia y habilidad para escurrirte en momentos que no quieras estar con ellos.

2. Pasa tiempo con personas que te inspiren

Si pasar tiempo con gente negativa te deja sintiendo agotado, lo contrario es cierto con las personas que te hacen sentir bien. Si tienes amigos, familiares o novia/os que te hagan sentir como si fueras la última Coca-cola del desierto, lo mejor que puedes hacer cuando te sientas mal, es acudir a ellos para que te levanten el ánimo.

Aquí vale la pena hacer una advertencia: Nadie quiere estar con una persona depresiva, que le robe energías, así que no sólo los busques cuando te sientas mal, también tienes que estar ahí para ellos cuando te necesiten.

3. Aprende a priorizar

La felicidad se basa en lograr pequeños retos constantemente, esto te mantiene motivado y energizado al darte un sentimiento de logro y que estás avanzando cada día, pero jamás sabrás todo lo que tienes que hacer si no haces una lista de todos tus pendientes y los realizas de acuerdo a su prioridad.

Es necesario priorizar, pues si sólo haces tareas de forma aleatoria, sentirás que estás corriendo todo el día y sólo tachas pendientes de tu lista de actividades, pero puede que no realices las tareas que mejores resultados te dejan. Recuerda el principio de Pareto, el 80% de los resultados viene del 20% de tus actividades, así que encuentra cuáles son esas actividades que más resultados logran.

4. Da un paso a la vez

Muchas veces, nuestra frustración se debe a que tenemos demasiadas cosas por hacer o estamos embarcados en un proyecto demasiado grande, sintiendo que jamás podremos lograr terminarlo. Por esto mi recomendación es: no te apresures; avanza lentamente dando un paso después del otro.

No te frustres si una tarea parece interminable, mientras más postergues el inicio, más interminable será.

5. Piensa en la recompensa

Hay momentos en los que siento que tengo un proyecto perfecto entre manos, pero no tener dinero para llevarlo acabo me estresa demasiado. Pienso que no puedo hacer lo necesario para conseguir más dinero porque no tengo suficientes ingresos, lo que me impide conseguir más dinero y así continúa, en un círculo vicioso.

Tal vez te pase igual que a mi, así que en momentos como ese, es necesario respondas lo más honestamente a la pregunta “¿vale la pena hacerlo?” Si la respuesta es no, entonces deja de preocuparte por las repercusiones y pasa de ello. Si la respuesta es sí, entonces ¡hazlo! No te quedes esperando, pide dinero prestado, consigue préstamos en línea o busca un método alterno de pago, pero no te quedes pensando en hacer o no hacer un segundo más.

En resumen, existen muchas formas de mantenerte motivado y feliz, pero tienes que descubrir las que sirven para ti. Espero que mi lista te ayude a estar en control de tu vida y de tus sentimientos; si es así, entonces ve y cierra la puerta a las malas influencias, identifica tus prioridades, logra tus objetivos uno a la vez y ve al banco o entra a credilike.me para ser feliz de nuevo.

¿Cómo llegar temprano al trabajo?

Llegar temprano al trabajo

Pareciera absurdo lo importante que es en algunos trabajos checar la hora de entrada, como si el trabajo se hiciera mágicamente mientras no estás. Sin importar lo absurdo que pueda parecer, llegar a trabajar es una obligación, no así el salir a la hora establecida; si fuera por tu jefe, te puedes quedar ahí a vivir con tal que termines tu trabajo y te veas presentable para ver clientes.

Según este estudio, 9 de cada 10 mexicanos son puntuales en su trabajo; así que, si como yo, eres ese escaso 1 que no llega a tiempo y estás en la odiosa necesidad de hacerlo, te voy a compartir estas cinco formas para llegar a checar tu entrada a tiempo en el trabajo.

1. Duerme temprano el día anterior

Muchas personas sienten que son mucho más productivas por la noche, esto es un mito. La única razón por la que eres más productivo a esa hora, es porque no tienes las distracciones de llamadas telefónicas, interrupciones de clientes y juntas que te interrumpan y rompen tu concentración. Sin embargo, dormir poco por las noches, hará que al día siguiente no rindas al 100%, te encuentres cansado y tengas problemas para despertarte, por lo que llegarás a trabajar tarde.

Otra razón por la que las personas no se van a dormir temprano, es porque no quieren ir a la cama hasta estar completamente desestresadas, por lo que continúan en internet o viendo la tele. Pese a que sienten que puede ayudar, estas actividades no te relajan, sólo te entretienen de tus responsabilidades.

2. Crea hábitos

Implementa una hora para dormir y apégate a ella como si fuera un mandamiento divino. No dormir temprano te hará llegar tarde y ocasionará que te estreses con más facilidad en tu día, lo que hará que termines de un peor humor que como empezaste el día.

3. Prepara tu actividad matutina

Muchas veces la cantidad de decisiones que tenemos que tomar durante la mañana es lo que nos mantiene en cama, ¡y con mucha razón! Acabamos de despertar y tomar decisiones sobre qué desayunar, qué ponernos, qué deberíamos llevar al trabajo o qué ruta tomar para llegar puede abrumarnos y motivarnos a quedarnos en cama.

Planea tu guardarropa y plancha la ropa desde el fin de semana anterior. Juega a ser chef y planea el menú para toda la semana; así al despertar podrás recalentar y comer sin estrés de tiempo. Empaca todo lo que vas a llevar al trabajo desde la noche anterior. Sigue estos consejos y no tendrás que tomar decisiones hasta que salgas de casa; esto hará que levantarte de cama sea mucho más sencillo.

4. Disfruta del tránsito

Cuando era estudiante recuerdo que tenía que calcular el tiempo que hacía a la escuela y agregarle media hora a ese tiempo para llegar sin problemas

Ahora que trabajo, por fin tengo un coche y doy gracias a los cielos de tenerlo. Estoy mentalizado a tardar al menos una hora cada mañana en el tráfico, así que llevo conmigo todos los audiolibros, Podcasts y discos favoritos que tengo para pasar el tiempo y disfrutar de ese espantoso tiempo muerto y no estresarme antes de salir de casa pensando todo lo que tardaré y postergado mi partida lo más posible.

5. Compra un coche

No lo tomes como un consejo imposible, piénsalo. Cuando llegas a tiempo al trabajo, en la mayoría de las empresas te ofrecen un bono de puntualidad, que podrías estar utilizando para comprarte un coche. En otras empresas, cuando llegas tarde, te descuentan dinero como castigo, mismo que podrías estar usando para pagar el coche.

Sé que no suena a un gran consejo, pero es práctico y cierto. No te preocupes tanto si es muy caro, existen una gran cantidad de empresas que se dedican al autofinanciamiento y te pueden ayudar a conseguir un crédito justo a tu medida.

Ahora ya sabes, sigue estos cinco consejos y no tendrás que aguantar jefes enojados, descuentos salariales ni el olor de tus compañeros de camión.

Me siento como adolescente otra vez, pregúntame cómo lo hice

acne en adultos

Me siento como adolescente por todos los motivos equivocados.

Siempre he sido un gran amante de correr y es un ejercicio que hago con gusto desde hace muchos años, sin embargo, mi entrenadora me sugirió que para ganar potencia, comenzara a hacer ejercicio anaeróbico, es decir, que me inscribiera a un gimnasio y comenzara a entrenar mi espalda baja, hombros, abdomen y piernas, y al final, tomara duchas de agua helada para contraer los músculos y permitir que las micro-fisuras musculares se curen y evitar los desgarres a largo plazo.

Por supuesto que, como buen necio que soy, lo único que hago al llegar al gimnasio es meterme en el sauna durante casi una hora e irme a mi casa inmediatamente después. Sin embargo, el karma es poderoso y ha venido a morderme en el trasero, pues ahora tengo barros hasta en las axilas. Sé que es culpa del vapor porque a una clínica para el acné en df y me dijeron que se debía a que estaba sudando como un cerdo verrugoso, ¡y yo que pensé que eso me ayudaba a limpiar los poros!

También me dijeron algo muy interesante, y es que hay tres cosas que jamás, jamás de los jamases debes hacerle a tu piel y se los voy a compartir a todos, al costo:

Exprimirse los barros

Cuando era joven me gustaba apretarme los barros porque cuando están vacíos se disimulan con más facilidad, pero me informaron que debía dejar de hacerlo inmediatamente, más que por motivos estéticos, porque los barros exprimidos podrían infectarse y comenzar a supurar, lo cual sería aún peor que haber tenido un barro sin apretujones.

Dermoabrasión

La dermoabrasión química es un riesgo muy grande, especialmente si tienes una piel oscura o morena como la mía, debido a que corres el peligro de tener una pigmentación desigual en la piel como resultado de los químicos que se utilizan en los peelings. Además, si tu piel cicatriza con facilidad o forma cicatrices queloides este procedimiento puede ser demasiado riesgoso para tu piel, así que es mejor pide una segunda y hasta tercera opinión de diferentes médicos antes de someterte a este procedimiento.

Rasurar con navaja de 4 hojas

Si tú también desarrollas acné o tienes una piel sensible, las navajas con 4 hojas te darán más que una afeitada al ras, también te costará un ojo de la cara y una piel irritada en una sola pasada.

Así que cuiden su piel, no quieren verse como yo, un hombre entrado en sus treinta, con una hija y los barros de un adolescente.

Si no está en Google, no existe

Google crawlers

Alguna vez te has preguntado ¿por qué si buscas una palabra como Hanna Montana, tus resultados no te muestran el perfil de un local con el nombre Hanna en Montana, EU? ¿O cómo sabe que la ortografía correcta es Hannah y aún así me da los resultados de lo que quería buscar?

Estoy sorprendido de la efectividad con la que Google y el resto de los buscadores funcionan. Tal vez te suene simple e incluso natural que un buscador te entregue los resultados que quieres, debido a que  ya es algo cotidiano, sin embargo, es un verdadero logro de programación.

No todos los buscadores son iguales. Desde su lanzamiento, Google tuvo el sueño de encontrar justo lo que las personas deseaban, con el lema “el usuario siempre tiene la razón”. La historia de cómo Google se ubicó como nuestro buscador de preferencia puede parecer corta corta, 19 años no son muchos, pero en lo que respecta a la tecnología informática 1996 podría compararse con la era paleolítica; ese fue el año en el que Larry Page y Sergei Brin comenzaron un proyecto universitario con el nombre de Backrub, que después de intentar venderlo y ser rechazado por varias empresas, incluido el navegador líder en ese entonces Yahoo!, lo lanzarían como una start-up en 1998 con el nombre de Google.

Como ingeniero, el hecho que algo digital pueda traer el resultado que estoy buscando, aún cuando yo no sepa qué es lo que quiero, me parece un trabajo increíble de inteligencia artificial. Si te das cuenta, los algoritmos del sistema pueden descifrar hasta tus peticiones más complejas, solo mira esta búsqueda que acabo de hacer:

Google lo encuentra

A mi esto me resulta increíble.

La existencia de los navegadores ha cambiado nuestra forma de pensar; uno de los ejemplos más claros de esto, fue cuando los empresarios se dieron cuenta que ser encontrado por Google representaba atraer más clientes que su competencia, por lo que desarrollaron técnicas que les ayudaran a ser más visibles y colocarse en la primera página de resultados, para de esta forma conseguir más ventas, a esto se le llamó posicionamiento SEO (“optimizado para motores de búsqueda” en español); estas son normas a incorporar en tu sitio para que los crawlers o “arañas del internet” lo encuentren y le den mayor autoridad que a los demás.

Para mi todo esto es algo revelador ¡y yo me preguntaba por qué no tenía más visitas a mi página! Me lo contó un amigo que se dedica a esto desde hace años; su página, megridigital.com, es un ejemplo de posicionamiento, deberías visitarla, seguro que ahí te pueden explicar cómo funciona el posicionamiento SEO mucho mejor que yo.

“Una oferta que no podrá rechazar”

Gorilas en su camioneta

Después de haber tenido un episodio cardiaco y tras haber pedido días libres para descansar con mi familia parece ser que llamé la atención de un grupo de desconocidos que irrumpieron el sueño de mi familia esta mañana.

Hoy como a las 9 a.m. llamaron a la puerta y golpearon en cada ventana de la casa, aunque más que pedir que les abrieran parecían querer romperlas a golpes, por lo que tomé un bate de baseball que dejo cerca de mi cama y me dirigí a la puerta a encontrar a quien estaba agrediendo mis vidrios.

Abrí la puerta y salí de casa con un brinco agitando mi bate, pretendiendo asustar a los agresores. Vi que las personas que tocaban eran dos hombres trajeados, ambos eran muy corpulentos; por el día y su apariencia era poco probable que quisieran enseñarme la palabra de dios, así que me pareció muy extraño todo el asunto. Ambos me pidieron que bajara el bate y mantuviera la calma, me dijeron que había alguien que quería hablar conmigo; por unos instantes me sentí un personaje más de la película Snatch.

Me pidieron que los acompañara, o más bien me intimidaron hasta que comencé a caminar con ellos; avanzamos juntos, uno a cada lado de mi, hasta que llegamos a una camioneta Cherokee blindada con vidrios polarizados que estaba esperando en la calle. Abrieron la puerta y me pidieron que subiera. Una vez dentro, y cuando mis ojos se acostumbraron a la oscuridad causada por los vidrios oscuros, me di cuenta que no estaba solo en esa camioneta.

A mi lado se encontraba un hombre muy bien vestido que ya pasaba sus 50 años y ahora que lo pienso con calma, su parecido a Richard Branson es increíble. Lo primero que hizo fue disculparse por su forma de aproximarse y sacarme de la cama, supongo que por mi pijama alcanzó a notar que acababa de despertar, después me dijo que pese a toda la teatralidad de su presentación, sólo quería hacerme una oferta (una que “no podría rechazar”, terminé su oración en mi mente).

Resulta que el caballero es dueño de una empresa que está incursionando en el mercado mexicano y se dedica a lo que yo me he dedicado los últimos años; después escuchar de voz de mis colegas que yo soy un experto en la materia, había venido a conocerme en persona.

No sé qué tan cierta sea su historia, pero en próximos días me reuniré en su oficina para hacer una reunión más formal con él y algunas personas de su empresa. Suena una oferta interesante, además me sentí halagado de que me considerara un experto en lo que hago; no lo negaré, esa es una de las principales razones por las que me interesó escuchar más de su oferta, aunque para la siguiente reunión, prometo pasar primero a la agencia de Invaco para que esta vez sea yo el que llegue en una camioneta blindada y demostrarle que no me dejaré intimidar.

¿Franquicia o empresa? Esa es la cuestión

¿franquicia o empresa?

Ya salí del hospital y me siento muy bien. Dándome cuenta que la vida se puede ir en cualquier momento, lo primero que hice al salir fue reunirme con un viejo amigo al que no veía hace años para contarle sobre cómo me seguía después de mi accidente; algo que llamó mucho mi atención fue que de pronto comenzamos a hablar sobre posibles negocios que podríamos comenzar el siguiente año. Durante esta plática y con ojos llenos de esperanza me preguntó: “¿y sí compramos una franquicia?”, después de reír un poco me di cuenta de que no estaba bromeando, en realidad consideraba a las franquicias como una opción de negocio.

Debo admitir que tengo algo de experiencia en los negocios, así que si también te ha surgido la duda sobre si deberías invertir en una franquicia, mi respuesta es no.

3 razones para no invertir en una franquicia

No es que sólo existan tres razones, pero estas son las más importantes en las que puedo pensar de momento. Estas son:

Costo de arranque elevado: Comprar una franquicia tiene un costo de arranque demasiado alto, que no garantiza que tu negocio tendrá éxito. Además, una vez que tengas tu establecimiento tendrás que comprar todos los muebles y equipo a la marca, sin poder buscar alternativas más económicas.

Dependencia total: Supongamos que te das cuenta que tus clientes son de un tipo muy especial que requieren un producto distinto y estas seguro que, de ser implementado, podrías duplicar tus ventas si lo implementas; aún así, el dueño de la franquicia te ataría de manos y no podrías hacer ningún cambio para complacer a tus clientes.

Ingresos cuestionables: Los dueños de franquicias generalmente no te dan información sobre a cuánto pueden ascender tus ingresos una vez inicies el negocio; además, tendrías que pagar una cuota mensual por usar el nombre de la marca, lo que termina consumiendo tus ingresos.

La solución: crea una empresa

Si comprar una franquicia no es una opción de negocio, ¿entonces qué puedes hacer? La respuesta es crear y vender tu propia empresa. Esto no es algo nuevo, cada vez más compañías se crean con el único plan en mente de hacerla crecer y venderlas, justo como si estuvieras vendiendo una franquicia pero con mayores ingresos.

¿Cómo vender una empresa?

Existen varias formas de crear, nutrir y vender una empresa, mi recomendación es que antes de comenzar a poner el primer ladrillo en tu negocio (metafóricamente y literalmente hablando), comiences leyendo este artículo del autor del libro “The 4-hour workweek”, que también te recomiendo leer.

Por otra parte, si tu duda es quién puede estar interesado en comprar una empresa, no te preocupes, existen múltiples compañías dedicadas a la adquisición y fusión de empresas, entre ellos Zimma Corporate Finance o Woodbridge International.

¡No compres las ideas prefabricadas , crea las tuyas, hazlas crecer y véndelas al mejor postor!

Una experiencia cardiaca

Episodio cardiaco

Antes que nada quiero disculparme por no haber escrito una nueva entrada en mi blog en algunos días, sin embargo, la razón de esta demora es que me encontraron un problema en el corazón, pero no se preocupen, ya descartaron varios problemas graves gracias a una tomografía y un ecocardiograma. Aún así cuando un médico te dice que probablemente tengas “algo” en el corazón y deben hacerte un procedimiento médico no es algo sencillo de asimilar; especialmente no es una buena forma de terminar el año.

Me encuentro bien, no hay necesidad de preocuparse ahora, pero me espanté muchísimo cuando todo pasó y quiero compartírselos para tratar de mitigar mi susto. Esto fue lo que ocurrió:

Me encontraba en casa el jueves sentado en el sillón viendo televisión con mi hija cuando de repente sentí algo extraño, como si alguien hubiera apretado un interruptor de apagado en mi cabeza y comencé a ver las cosas cada vez más oscuras, hasta que en un instante todo a mi alrededor se convirtió en oscuridad.

Lo siguiente que recuerdo fue despertar de un sobresalto; me di cuenta que estaba sudando y que sólo había sido un instante el que había estado perdido. Miré a mi alrededor y vi a mi niña viéndome extrañada, traté de tranquilizarla mientras llamaba a mi esposa pidiéndole que me llevara al hospital.

Le llamé a mi papá para pedirle que cuidara a su nieta mientras nosotros nos dirigíamos a urgencias, donde entré corriendo hasta que un médico me tranquilizó y me pidió que lo acompañara a una sala donde me tomaron un electrocardiograma. El resultado no mostró nada concluyente, pero me explicaron que la causa podía ser que el episodio cardiaco había terminado ya, así que lo más recomendable sería conocer el estado de mi corazón con otro tipo de estudios.

Lamentablemente en el hospital no tenían la forma de realizarme los exámenes médicos necesarios, por lo que me refirieron a laboratorios Olab. No mentiré, tenía miedo. Pensé que sería un procedimiento invasivo, de esos donde te abren la piel e insertan instrumental, me sorprendí gratamente cuando me dijeron que no era nada parecido, simplemente tomarían imágenes tridimensionales de mi corazón. Si quieren saber más sobre estos procedimientos de imagenología, les recomiendo ver este video.

Afortunadamente no encontraron nada grave, pero ya tengo una cita con el cardiólogo para que me de seguimiento y probablemente me recete medicamento para controlar la presión de ser necesario. Ahora por lo menos puedo dormir más tranquilo sin la preocupación de no despertar para disfrutar del día de mañana.